Pages Navigation Menu

Alarma por sequía: las viñas aún se mantienen sanas; pero, ¿cuánto podrán resistir?

El último mes será fundamental para entender la calidad de la cosecha del año

El calor y el clima tórrido pueden ser buenos para la vid: las raíces avanzan hacia el fondo para buscar alimento y sales minerales, y los vinos resultantes son mucho más complejos. Sin embargo, un verano sin lluvias trae consigo otras consecuencias.  El año 2017 será recordado por su increíble precocidad, ya que, si se llega a confirmar la tendencia de las últimas semanas, la vendimia podría anticiparse unos diez días respecto de la media. Las variedades de uvas que tienden a la frescura y la acidez serán recogidas incluso antes del 15 de agosto.

De cualquier forma, los problemas no atañerán a la calidad de la viña, que está muy sana, sino a una caída de producción que podría rozar el 30%.

Según cuanto ha difundido la Università degli Studi de Padua, las principales dificultades afectarán a los viñedos carentes de riego artificial: «hasta ahora las plantas se han mantenido bien; pero, ¿cuánto más podrán resistir ante la falta casi total de agua?». La sequía está llevando a muchos productores a regar los terrenos, una operación inusual, sobre todo en junio, para las plantas arbóreas, que, por lo general, soportan el calor mucho mejor que otros cultivos. Observando la evolución meteorológica del primer semestre del año, con la exclusión de febrero, los meses se encuentran entre los menos lluviosos de la historia con temperaturas récord, ya muy calurosas a partir de mayo.

Además, tampoco hay que olvidar la increíble helada de mediados de abril que afectó a gran parte de la península y puso de rodillas a muchos viticultores.

A pesar de todo, los técnicos hablan de una temporada vitivinícola interesante, completamente por descubrir. Gran parte del mérito corresponde a la profesionalidad de los agrónomos, que, hasta la fecha, han alcanzado niveles altísimos.

En cualquier caso, el último mes será fundamental para caracterizar el año 2017.