Pages Navigation Menu

Basta ya de derrochar alimentos, los italianos se están esforzándose al máximo.

sprechi-alimentari-food-waste

Desde que el Senado aprobó definitivamente la ley para limitar los derroches alimentarios, el estado de cosas ha cambiado decididamente: más de la mitad de los italianos ha disminuido o anulado el derroche de alimentos. Este dato se desprende de un estudio realizado por Coldiretti, que indica que 6 de cada 10 italianos están más atentos y son más conscientes. A pesar de esto, el problema sigue siendo relevante ya que la comida desechada asciende aún a 65 quilos anuales por persona.

A los derroches domésticos, que representan el 54% del total, hay que sumar los procedentes de la restauración, de la distribución comercial, de la agricultura y de la industria de la transformación.

De hecho, algo más de un italiano de cada tres cuando sale del restaurante se lleva las sobras, mientras que el 22% considera que es de mala educación o le avergüenza pedirlo.

Por esta razón, en Padua se ha presentado la Family bag, una cesta con un embalaje caracterizado por un diseño muy atractivo. La información reflejada en la parte posterior subraya los objetivos de la iniciativa: “Desde hoy, no derrochar los alimentos será algo más que una buena acción: será un nuevo estilo de vida”.

Pero las iniciativas no acaban aquí: Good Food Bag y La mensa che Vorrei, lanzadas por Legambiente y Cittadinanzattiva, respectivamente, junto con Slow Food y Actionaid, tienen como objetivo disminuir el derroche de alimentos en los comedores escolares y devolver a casa los productos que sobran de las comidas que los niños consumen en la escuela.

Siguen siendo válidos los trucos antiderroches usados por los abuelos y recuperados en la actualidad. Después es suficiente redescubrir los platos del día transformándolos en albóndigas, tortillas y macedonias.  “Recetas – subraya Coldiretti – que no son solo una óptima solución para no desechar las sobras en la basura, sino que ayudan también a mantener tradiciones culinarias del pasado”.

Otros consejos útiles son: elaborar siempre la lista de la compra para realizar compras precisas, leer bien la fecha de caducidad en las etiquetas de los diferentes productos, comprar menos y más a menudo.