Pages Navigation Menu

La cosecha de aceitunas se recupera, pero todavía se mantiene por debajo de la media

Altibajos, penas y alegrías para la producción de aceite de oliva en Italia. En casi toda la península italiana ha comenzado en estos días la recogida de la aceituna y, según las estimaciones de Coldiretti y el Consorzio Nazionale degli Olivicoltori (Asociación Nacional de Olivicultores), las cifras para este 2017 deberían ser más altas que las del año pasado, aunque todavía quedarían por debajo de la media de las últimas décadas.

La encuesta realizada por el observatorio de mercado de la asociación, pone de manifiesto un aumento del 50 % para la estación 2017-2018, con una previsión de unas 273 000 toneladas de aceite en comparación con las 182 000 toneladas del periodo 2016-2017. No obstante, la de la pasada estación fue la peor campaña de los últimos 50 años. De hecho, si damos un paso más atrás, hasta la estación 2015-2016, veremos que las cifras eran significativamente superiores (474 000 toneladas), lo que demuestra que la recuperación definitiva en todas las regiones está todavía lejos.

La culpable, al menos durante este año, ha sido la gran sequía que provocó la caída de las flores y una menor fructificación.

En concreto, Apulia registra todavía el 55 % de toda la producción nacional. Calabria, Sicilia, Basilicata y Abruzos han mejorado sus cifras, mientras que la producción en Toscana y Umbría ha caído, respectivamente, un 30 % y un 20 %.

Otro dato importante que ha destacado el Ismea es la necesidad de ampliar el número de empresas olivareras que resulten competitivas tanto en el mercado interno como en el internacional. Por el momento, tan solo el 37 % se encontraría en situación de hacer frente a los productos que llegan del extranjero. Además, no debemos olvidar la fragmentación de la producción: en Italia existen 4 500 almazaras, mientras que en España hay tan solo 1 600.

No obstante, según el Ismea, si bien es cierto que esta elevada cantidad de almazaras eleva los costes del sistema, también es garantía de una gran calidad para las etiquetas italianas.