Pages Navigation Menu

Sistema de semáforo para las etiquetas alimentarias

Italia ha dicho «no» al sistema simplista que dañaría sus excelencias

Verde significa ok, rojo equivale a una parada. Este “sistema de semáforo” ya se aplica en las etiquetas alimentarias en Gran Bretaña y Francia y pronto podría convertirse en un estándar europeo impulsado por las multinacionales. Los alimentos se clasifican según una puntuación, expresada en letras, combinada con un color que va del verde oscuro al rojo intenso. Las proteínas y las fibras se clasifican entre los componentes “buenos”, mientras los valores nutritivos “malos” son las calorías, grasas, azúcares simples y sal.  Pero este tipo de etiquetado, si por una parte facilita a los consumidores confundidos con las largas y complejas indicaciones, por otra parte podría inducirlos a simplificar y, por consiguiente, equivocar su evaluación. Por ejemplo, un litro de leche en Inglaterra se marca con un sello rojo por la presencia de grasas animales, mientras la Soda con edulcorante tiene un sello verde por el contenido calórico limitado. Por tanto, a los ojos del comprador, la Soda aparece como un alimento mejor y más sano que la leche.

Otra muestra clara es la del aceite de oliva virgen extra. De hecho, no existe ninguna distinción entre las grasas saturadas, dañinas para la salud, y las monoinsaturadas y poliinsaturadas que, por el contrario, son beneficiosas. El oro verde quedaría penalizado por el semáforo por el 75% aproximadamente de grasas monoinsaturadas.

Es por esto que la Asociación Italiana Ambasciatori del Gusto, CHIC, Euro-Toques Italia, la Federación Italiana de Chefs (FIC), Jeunes Restaurateurs Italia (JRE) y Le Soste han decidido apoyar la acción del Ministro de las Políticas Agrarias, Alimentarias y Forestales, Maurizio Martina, que ha manifestado su total oposición al sistema.

La catalogación por semáforo, que es intuitiva pero simplista, podría penalizar considerablemente las excelencias alimentarias a favor de productos con bajo contenido de azúcares y grasas, aunque sean menos saludables.