Pages Navigation Menu

La planta de producción y la sede vuelven a aparecer en la etiqueta

A partir de abril de 2018 los organismos de control contarán con mayores informaciones y mayor trazabilidad de los productos

El pasado 7 de octubre se ha publicado en la Gaceta oficial, el decreto legislativo que obliga a colocar en las etiquetas de los productos alimenticios la sede de la planta de producción. Una gran victoria para los consumidores y para todas las empresas industriales y artesanales que seguían escribiendo la indicación a pesar de que se eliminara la obligación desde diciembre de 2014. Ahora los usuarios podrán tomar decisiones más conscientes, ya que podrán identificar incluso el origen de los alimentos empaquetados con la marca de grandes cadenas o grupos industriales. Se tendrán ventajas considerables también desde un punto de vista sanitario y de seguridad. Como se lee en el decreto, los cambios tienen el objetivo de garantizar una “información correcta y completa al consumidor y la trazabilidad del alimento por parte de los órganos de control, así como la protección de la salud”.

La normativa establece un período de transición de 180 días para permitir que las empresas terminen las etiquetas viejas, y seguidamente será necesario mencionar la sede de la planta de producción y, si es diferente, también la de empaquetado. En caso de violaciones, se disponen sanciones de hasta 15 mil euros.

Existen algunas excepciones con respecto a la obligación, relacionadas con tipos de productos específicos, y otras para asegurar la libre circulación de la mercancía, garantizada por el derecho europeo.

Son muchos los aspectos positivos del decreto, aunque es necesario considerar que la indicación de la planta no tiene ninguna relación con el origen y la calidad de la materia prima empleada por la empresa. Otro punto crítico que se deberá tratar son los gastos: los operadores nacionales que deberán adecuarse a las nuevas disposiciones, se someterán a costes y gastos adicionales inevitables que, por consiguiente, podrían aumentar los precios de los productos.

 

ph credits: guidaconsumatore.com